Beastiality - Worshippers of unearthly perversions

Enviado por Wertherr el Mié, 14/11/2018 - 20:00
4230

1.The mist of mayhem(instrumental)
2.Witchblood
3.Sadistic fornication
4.Riders of imminent death
5.Apocalyptic storm
6.Hill of crucifixion(instrumental)
7.Stanken av uråldrig död
8.Shadowside path

Estáis en lo cierto. No podemos considerar a los suecos Beastiality como una banda "sui generi" pues su cometido consiste simplemente en mezclar géneros ya existentes. No inventan nada nuevo ni lo pretenden, son conscientes de que no han sido los elegidos para explorar a sus anchas el cultivo virgen del metal, que todos los géneros ya han sido inventados y alterados en su plenitud, y que las Nornas les han situado tarde en la esfera azul para poder trazar su propio género, son por estas razones obvias, ya que inventar algo nuevo en un perímetro sobreexplotado es prácticamente imposible, que se limitan a perpetrar lo dicho anteriormente.

El día que los miembros se unieron en la tabla redonda para versar sobre la música que querían tocar llegaron pronto al mismo acuerdo, tocar death black thrash old school pues estaban hastiados de ver como la escena extrema iba infestándose de bandas que se basaban en sonar como el clásico death metal de Suecia - Florida y de otras tantas que terminaban suavizando su sonido. Era hora de actuar y pronto se pusieron manos a la obra.

Tras dos demos y un live, en el año 2017 los suecos nos embistieron con este trabajo que lleva ocho temas de misma envergadura y una llamativa portada que Nekromion, con meticulosidad, tardo en trazarla un año entero. Las composiciones son homogéneas, mortíferas y directas, con esto tratan de producirnos delirios mentales, mas profundas trepanaciones craneales, y en ocasiones lo consiguen, ¡pues hay qué ver que mal humor despiden!

No inventan nada, eso ha quedado claro desde el principio pero lo que perpetran, aun "pecando" de ser algo repetitivos, lo engendran con su debido encanto.

Su música podría decirse que es un híbrido de Blasphemy y Nifelheim pues suena oscuro y perverso a partes iguales. Sus melodías siniestras parecen emular la existencia de un gigantesco cadáver calcinado que busca la extinción humana a base de mordisquear cuellos y rasgar aortas, esto se debe en gran parte, al incentivo más destacable de Beastiality, la voz carbonizada de M. Molester, que trata de amedrentar al personal, semejante como el resto de la banda que no queda rezagado, y se mantiene en la retaguardia favoreciendo a crear una atmósfera maléfica formando una sinergia sólida e infernal.

El ritual corrosivo comienza con la intro "The mist of Mayhem" de aura misteriosa, esta, alberga destellos de notas de teclado terroríficos que dan paso a un sinfín de riffs que parecen salidos del mismísimo infierno para crear un ambiente catastrófico. Dicha intro cede el testigo a "Witchblood", la composición más longeva del álbum que sigue la estela del preludio comenzando con unos riffs apocalíptico-huracanados a los que le siguen unas voces iracundas que pretenden estrujarnos los intestinos y un puente central calmado y oscuro, que sabe evocarnos fantasías truculentas, que da paso a la senda del inicio, ¡devastación y más devastación!

La sangre de bruja da paso a otro título jocoso que se hace llamar "Sadistic fornication", es el himno más dinámico y magnético de toda la ristra, este se caracteriza por ser la más directa y "accesible, los riffs se lucen a placer, la línea de bajo marca territorio y un sólido solo de guitarra funciona a modo de outro. En algún momento del día os encontraréis inconscientemente tarareando la sección de guitarra mientras movéis la cabeza y los pies.

Si esto os ha dejado patidifusos, permaneced atentos a lo que se avecina de inmediato pues trae consigo más armamento explosivo, "Riders of imminent death" es la mezcla perfecta de Black y death, posee riffs huracanados y a Molester adquiriendo un tono de voz más grueso y humeante. Vamos, ideal para estamparlo en cualquier film de terror de Bryan Yuzna. Por otro lado, lanzaron como primer single la directa y speedica "Apocalyptic storm" que contiene unos riffs magnéticos, un solo muy de la escuela Destroyer 666 y un puente diseñado a base de unos riffs tan draculianos como hipnóticos, dicho tema fue editado anteriormente en un split y fue cantado por su anterior vocalista y actual guitarrista, Funeral Führer.

Llega la calma con el interludio "Hill of crucifixion" que nuevamente haciendo uso de sus incesantes riffs crean con tres simples una especie de himno de victoria. Al contrario que en la siguiente
"Stanken av uråldrig död" que regresan a la rama que más disfrutan ejecutar, al death blacker directo como las balas, en que pretenden arder tanto y tan rápido como el incendio Campfire, aquí desechan la idea de calmarse y van derechos a descuartizarnos con su velocidad, luego, su iniciales coros fantasmales son de lo más destacable. En último posición aparece "Shadowside Path", el tema menos dañino que guarda un aire rockandrollero en las guitarras sin perder la idea de formar un ambiente postapocalíptico, no es la más destructora pero es la que más belleza insinúa.

Ladys and gentlemans, esto es sencillamente death black thrash old school sin añadidos novedosos, pero esto es lo de menos cuando ofrecen composiciones dabuten que son pura dinamita y sus creadores plasman lo que pretenden con sabiduría, dicho lo cual, mi nota personal es un 8.

Funeral Führer - Guitars
E. Von - Bass
Heinrich - Guitars
Axxxelerator - Drums
M. Molester - Vocals

Sello
Invictus Productions