Blut Aus Nord - Hallucinogen

Enviado por MetalPriest el Lun, 07/10/2019 - 13:02
3721

1. Nomos Nebuleam
2. Nebeleste
3. Sybelius
4. Anthosmos
5. Mahagma
6. Haallucinählia
7. Cosma Procyiris

Blut Aus Nord son capaces de lo mejor y de lo peor. Pueden cagarte una obra maestra del black metal (tanto del clásico como del vanguardista) o igualmente un costroño infumable difícilmente calificable como música. Vindsval es así; Blut Aus Nord es su vida y su avatar artístico, y todo el mundo sabe que no siempre estamos en forma o inspirados. Pues con Blut Aus Nord pasa eso: que dependiendo de la etapa, o agarramos la banda en forma (la mayoría de los casos) o algo floja.

Atrás quedó la trilogía de Memoria Vetusta (al menos por ahora), y lo mismo la trilogía de “777”. Lo último parido por estos franceses hasta la fecha fue el injustamente discreto Deus Salutis Meæ (2017), y… pareció que a partir de ahí, Vindsval se distanció eventualmente del black metal para acabar sacando adelante un proyecto experimental llamado Yerûšelem. En este invento, Vindsval da rienda suelta a sus impulsos industrial, post-punk y electrónicos para al fin, purgar algo del excedente de eclecticismo que llenaba Blut Aus Nord. En esta tesitura, y con una ruta de escape extra para ciertas músicas, es en la cual se gesta, forma y perfila el que hoy conocemos como treceavo álbum de estudio de la banda: Hallucinogen (2019).

Este trabajo, como todos los paridos por Blut Aus Nord, tiene algo especial. Es un disco con sus peculiaridades puntuales y, lógicamente, sus evidentes rasgos genéticos que lo hacen vástago de sus progenitores. Porque sí: Hallucinogen es un disco inesperado para el seguidor o simpatizante de los Blut, pero también se percibe que está compuesto por ellos.

Por un lado, está el uso de las voces, que no es que fuera nunca algo especialmente importante en la obra de esta gente, pero leñes, aquí no es que pierda importancia, es que pasa a un completo segundo plano. Las voces son corales casi religiosas y parecen pretender sustituir en cierto modo a unos hipotéticos teclados atmosféricos a la vez que cumplen lejanamente su legítimo papel. En este sentido me recuerdan un poco a cómo suenan las voces limpias del Bergtatt de Ulver, pero mucho más difuminadas y de fondo si cabe. Además se nota un especial uso de las guitarras consistente en capas: una más pesada, grave y oscura, y otra como… más melódica, luminosa y solista. Podría decirse que es como una especie de auto-referencia o continuación de los Memoria Vetusta dado su evidente protagonismo en las guitarras, pero no es ESA la esencia que se persigue en Hallucinogen, sino que es algo todavía más etéreo, por momentos espacial e incluso preciosista.

Es como si Blut Aus Nord pretendiesen crear un nuevo paisaje o texturas dentro de su propio sello de identitario ¿sabéis? Porque insisto: aquí escuchas las guitarras en su faceta más blacker y las baterías y tienes claro que sea como sea, esto son Blut, pero una cosa no quita la otra: queda claro que aquí quieren lanzar una versión más atmosférica, por momentos psicodélica y sobre todo emotiva de ellos mismos. Ya desde la portada (un poco colorida y alienígena de más para mi gusto) se nota el cambio. Se nota que aquí Vindsval no quiso forzar la máquina y trató de dejar que la esencia e inspiración tomaran el mando en lugar de ser él el que las dominase para orientarlas hacia sus intereses sonoros habituales.

De este modo pienso que nace Hallucinogen; un álbum que tiene sentido y coherencia si tenemos en cuenta más el Memoria Vetusta III que el más cercano Deus Salutis Meæ. Por supuesto MVIII tiene más riffeo blacker y menos experimentación que Hallucinogen pero se puede entender cierto parentesco si establecemos esta reacción. Sea como fuere, a aquellos que disfrutan de Blut Aus Nord les recomiendo que se tomen muy en serio este nuevo álbum, porque esconde más de lo que pareciera a primera escucha.

Hablar de canciones a nivel individual no creo que sea muy constructivo. Todo quedaría a un nivel de superficialidad insuficiente. Quiero decir: ¿de qué te serviría que te dijese que Haallucinählia es un track enfermizo y psocotrópico? ¿O que Nomos Nebuleam sorprende por su tremenda carga melódica? ¿Que Sybelius se muestra muy emotiva o Nebeleste se percibe como heredera de los Memoria Vetustas? De poquito. Algo sí pero es que hay más matices que descubrir, y son matices que únicamente se terminan de entender y asimilar con las escuchas y la experiencia propia.

Por alguna razón Hallucinogen me recuerda a algo que ya había escuchado antes, no sé muy bien a qué grupos (a parte de los propios Blut Aus Nord) me aluden las escuchas de este disco pero… sí, este treceavo retoño de los normandos tiene algo especial que nos hace recordar otras agrupaciones. No sé, cosas como Ulver, Darkspace pero también otras muchas con mayor parecido si cabe.

Cuatro cuernos merecidos para la última locura de Blut Aus Nord. Un 8,25 que se llevan por este alucinógeno.

Vindsval: voz y guitarras.
W.D. Feld: batería, teclados y electrónica.
Thorns: batería.
GhÖst: bajo.

Sello
Debemur Morti Productions