Children Of Bodom - Follow The Reaper

Enviado por Millinomilesaway el Jue, 22/01/2009 - 22:03
599

01. Follow The Reaper
02. Bodom After Midnight
03. Children Of Decadence
04. Everytime I Die
05. Mask Of Sanity
06. Taste Of My Scythe
07. Hate Me!
08. Northern Comfort
09. Kissing The Shadows
10. Shot In The Dark (Ozzy Osbourne Cover)
11. Hellion

Un clásico del Metal moderno. Lo de moderno es más bien por el año de publicación, porque su música tampoco tiene nada especialmente novedoso. Cogen lo que Carcass empezó en su momento (en su etapa más "accesible"), le añaden muchas dosis de virtuosismo instrumental y una melodías heredadas totalmente del Metal clásico ochentero y de la música clásica barroca. Con éstas credenciales, no pueden ser muy "originales", ¿Verdad? Pues lo es. Lo es. Y lo es de un modo inexplicable, porque sabes que lo que estás oyendo lo has oído antes, pero que al mismo tiempo, no lo has oído nunca.

Aunque para muestra, un botón. U once, mejor dicho. Once temazos como las copas de once pinos, que pasan de la brutalidad más exagerada a la melodía más dulce en cuestión de 3 o 4 segundos, de atormentarte a adormecerte y arroparte y mecerte suavemente, para seguidamente patearte el trasero nuevamente hasta dejártelo dolorido.

El primer y homónimo tema, con una arrancada de furia estremecedora, da comienzo a un viaje sin igual por tierras oscuras y, a la vez, luminosas. Puede parecer una perfecta contradicción, pero si observamos el puente que viene a toda pastilla antes del primer solo y parte melodiosa, lo entenderemos. Esa parte es que te ilumina el alma. En ésta misma canción vamos a encontrar los dos elementos fundamentales en su música: unas guitarras límpidas en los solos y potentísimas en los riffs, y un teclado atronador con una velocidad inusitada. Acompañando todo ésto, una batería versátil y que casi forma una melodía por sí misma.

'Bodom After Midnight', en la línea del tema anterior, si cabe más furioso, con más doble bombo y menos florituras, pero igual de magistral, al igual que el siguiente tema, más pesado y contundente, con un tempo más marcado y machacón.

Aunque para machacona, otra de las joyas del disco: El aplastante 'Everytime I Die'. Sólo por el comienzo, en el que una guitarra revolotea soleando en torno a la otra, que parece que le está lanzando espíritus, merece la pena. Pero es que tiene mucho más. Arreglos muy trabajados, una voz rasgadísima pero inteligible (al menos, más que en las demás canciones), y una fuerte influencia clásica, así como cierto aire sinfónico en los teclados.

Hemos de pasar otras dos buenas piezas para llegar a otro punto determinante del disco. 'Hate Me' se construye sobre una batería más simple que deja todo el protagonismo a las guitarras y a sus consabidos cambios de ritmo, trepidantes en éste corte. Es otra canción que tiene un fuerte tufo ochentero, sobre todo en las guitarras.

Y si pasamos otras dos canciones más, pues tenemos el punto negro del disco: Esa totalmente prescindible versión del 'Shot In The Dark' de Ozzy. Un tema que no me gusta nada cómo ha quedado, porque esa voz en ésta canción no encaja para nada, y éste aire tan comercial también les hace flaco favor. Al menos en mi opinión.

Y tras otros dos temas más (es curioso como se estructura éste disco, más o menos un tema imprescindible, o curioso, en el caso de Ozzy, por cada dos temas buenos pero que compositivamente destacan menos, pero que, eso sí, son de intachable factura) llega el final del trayecto. No, no creo, porque creo que girará muchas más veces en la platina...

Alexi Laiho - Lead Vocals, Guitars
Roope Latvala - Guitar
Jaska W. Raatikainen - Drums
Janne Wirman - Keyboards
Henka Seppälä - Bass