Dodecahedron - Dodecahedron

Enviado por xJhellfire7x el Lun, 16/09/2013 - 10:03
3076

01. Allfather
02. I, Chronocrator
03. Vanitas
04. Descending Jacob's Ladder
05. View From Hverfell I: Head Above the Heavens
06. View From Hverfell II: Inside Omnipotent Chaos
07. View From Hverfell III: A Traveller of the Seed of the Earth

El dodecaedro es un poliedro (una figura formada por polígonos regulares de igual o diferente forma dependiendo de la categoría formando un espacio finito dentro de ellos, en pocas palabras una figura tridimensional) de 12 caras las cuales son pentágonos regulares que adicionalmente pueden ser formados a partir de un pentágrama de cinco puntas, signo relacionado con el paganismo y la magia. Su Área se halla multiplicando 30 por un lado del pentágono y multiplicando el mismo por la apotema de dicho pentágono y de su volumen ya no hablamos pues es un rollo algo complicado. Entre sus categorías podemos encontrar el dodecaedro romo (formado por 12 pentágonos y 80 triángulos equiláteros), el dodecaedro truncado (un dodecaedro regular pero con sus vértices expandidos formando 32 caras en donde se incluyen 12 pentágonos y 20 triángulos equiláteros) y el dodecaedro triaumentado (uno de los Solidos de Johnson, los cuales son poliedros convexos -que tienen forma semejante a una circunferencia- formados por distintos polígonos). Inclusive científicos franceses propusieron en 2008 que el universo podría tener la forma de un dodecaedro aunque aún no hay pruebas solidas que sustente esta hipótesis.

Sin duda una banda con este nombre no estaba destinada a ser una banda convencional, sino todo lo contrario, una rareza en toda la norma y efectivamente ese es el caso que nos encontramos el día de hoy con Dodecahedron, banda formada en los Paises Bajos en 2006 la cual se hizo conocer como "Order of the Source Below" hasta que en 2011 cambiaron finalmente por Dodecahedron ya que ellos consideran que el nombre pega más con el estilo de la banda por razones relacionadas con los conceptos y anécdotas que describí en el primer párrafo. En 2011 firmaron un contrato con la productora "Season of Mist" dándose la oportunidad de debutar con su disco homónimo cuya música ya venían escribiendo desde el año 2006.

Desde un principio la banda tomo el Black Metal como el sonido base de música, pero la ambición compositiva de la banda los llevaría un paso más allá añadiendo sus distintas influencias como Gorguts y Meshuggah, así como también artistas de música clásica contemporánea como Alexander Moslov e inclusive compositores de sonidos electrónicos como Jaap Vink y Rene Uijlenhoet. Un proyecto ambicioso y único como pocos el cual dio sus frutos en 2012.

Sin duda el disco debut de Dodecahedron es una excentricidad en toda la regla, pero una excentricidad excelente aunque algo difícil de digerir. con el comienzo de "Allfather" empezamos a degustar el aura de oscuridad y complejidad que rodea la música de la banda, es exactamente como un dodecaedro con sus distintas caras pero en vez de presentarsenos en forma de pentágonos, vértices y ángulos se nos presenta en forma de notas musicales que construyen un ambiente desolador, abstracto y opresivo. Las notas de las guitarras y las composiciones recuerdan sin duda a bandas como Gorguts y Deathspell Omega, pero con un toque único y palpable, puedes notar la inspiración y el esfuerzo puesto en la música pues la misma te transporta a cierto ambiente, no es una música con la que solo mueves el pie y ya, aunque en esta ocasión podremos encontrar momentos de intensidad destroza cervicales como el comienzo de "I, Chronocrator" en donde los instrumentos entran a todo gas al más puro estilo del Black Metal tradicional para después mutar a un festín de riffs y enrevesada técnica los cuales no caerán nada mal para los obsesionados de la técnica y las composiciones complejas, en pocas palabras podríamos decir que canciones como "I, Chronocrator" lo tienen todo, desde intensidad, pasando por excelsa técnica hasta llegar a lo atmosférico y emocional como en el (01:52) o el interludio del (03:01) momentos que no son precisamente emocionales por transmitir emociones cálidas y agradables, sino tenebrosas y desconcertantes. La música de Dodecahedron no es exclusivamente para todos los gustos debido a su naturaleza tan "chunga" y macabra como se puede apreciar en la canción antes mencionada.

Si por casualidad pensábamos que "I, Chronocrator" y ese espeluznante final eran lo más sombrío y duro del disco pues ahí llega la lenta, atmosférica y oscura "Vanitas" con sus casi 11 minutos de duración los cuales nos harán pasar por los más recónditos e insufribles parajes del inframundo con sus lacerantes guitarras y su densa batería la cual avanza a los niveles de velocidad del Doom Metal más opresivo y fangoso, pero el ingrediente final para la receta perfecta viene por ese efecto vocal robotico (el cual recuerda un poco a Cynic) combinado con las sufridas y extremas vocales de M. Eikenar lo cual cocina el ambiente perfecto de opresión, locura y oscuridad en dosis iguales. Con "Vanitas" sientes como si estuvieras en una secuencia cinematográfica antigua grabada en blanco y negro y te encontraras en un ambiente desolado y arrasado en donde solo se pueden divisar relojes derritiéndose lentamente, simplemente puedes sentir la atmósfera rodeando cada esquina de la habitación, es algo que hay escuchar para entender.

"Descending Jacob's Ladder" es un interludio que sigue la misma naturaleza retorcida y macabra que impregna la música de Dodecahedron pero esta vez en forma de interludio ambiental tocando los terrenos del Dark Ambient el cual te hiela los huesos y te pone los bellos como escarpias, un interludio de esos que no es recomendado escuchar antes de dormir en la noche y que sin duda cumple su cometido sirviendo el camino para la tripleta "View From Hverfell".

El tres partes de "View From Hverfell" brindan los momentos más brillantes del disco pues en ella encontramos un sin fin de matices y melodías distintas para explorar, distintos ritmos, distintos ambientes y un sin fin de exquisitos riffs que puede hacerle la boca agua a más da uno como el comienzo de "View From Hverfell II: Inside Omnipotent Chaos" la cual rompe con un ritmo más dinámico y movido a diferencia de su predecesora "View From Hverfell I: Head Above the Heavens" la cual se desenvolvía con un ritmo más al estilo de "Vanitas".

Los momentos no cesan ni por un seguro en "View From Hverfell III: A Traveller of The Seed of the Earth" en donde los riffs y la excelsa técnica resuenan más fuerte que nunca regalándonos ritmos y riffs enrevesados que se van construyendo uno sobre otro cual poliedro y sus polígonos uniendo sus vértices para formar una hermosa figura geométrica tridimensional digna de admirar y estudiar con calma y paciencia para encontrar más detalles que complazcan nuestra ambición, así es la música exhibida en temas como "View From Hverfell III", música compleja y trabajada formada por cientos de elementos que complacerán a los oídos más exigentes. El riff con el que cierra el tema es simplemente hermoso contrastando con el aura de oscuridad y opresión presentada a lo largo de los otros temas poniendo el punto y final a uno de los mejores debuts que he tenido el placer de escuchar.

Lo presentado en este disco debut de Dodecahedron es lo que podemos llamar ambición y visión musical, la muestra de que aún hoy en día se pueden presentar obras frescas y creativas que se desligan de los clásicos movimientos revival y alternativos que no aportan mucho a la escena. Una pieza de arte digna de admirar pero al mismo tiempo puede resultar difícil de digerir para los oídos menos experimentados, aunque sin duda valdrá la pena hacer la prueba pues cuando este disco te entre quedaras atrapado en el abstracto y oscuro universo de Dodecahedron pidiendo por más, y por supuesto esperemos que en un futuro esta prometedora banda banda pueda brindarnos más de su creatividad e ingenio pues este disco debut sin duda ha dejado muy buenas impresiones de cara al futuro y esperemos que sean cumplidas más pronto que tarde.

Puntuación Final: 8.5/10

M. Eikenaar: Voz
J. Bonis: Guitarra, efectos electrónicos
M. Nienhuis: Guitarra, composición
J. Berendregt: Batería
Y. Terwisscha van Scheltinga: Bajo

Sello
Season of Mist