God Dethroned - The World Ablaze

Enviado por Betrayer el Sáb, 12/08/2017 - 01:15
2170

1. A Call to Arms
2. Annihilation Crusade
3. The World Ablaze
4. On the Wrong Side of the Wire
5. Close to Victory
6. Konigsberg
7. Escape Across the Ice (The White Army)
8. Breathing Through Blood
9. Messina Ridge
10. The 11th Hour

Ya durante el inicio de su carrera a principios de los noventa, el jefe Sattler pasó por diversas fases donde le daba por deshojar la margarita en plan “lo dejo, no lo dejo, lo dejo…”, para al final acabar volviendo. Quizás esos lapsus de tiempo en que la banda quedaba inactiva, y las dificultades por mantener una formación estable, tengan parte de culpa en que, a día de hoy, God Dethroned no tengan el estatus que realmente merecen dentro de la escena metalera.

Porque los tíos son buenos, muy buenos, y gozan de una discografía impecable, sin un solo resbalón, donde es difícil encontrar un solo disco que baje del notable. Y eso que durante todos estos años han ido mutando su estilo, de un Death Metal bastante definido en sus inicios, pasaron a una especie de Blackened Death Metal, para acabar volviendo a su Death Metal originario pero esta vez con más melodía que antaño, que extrapolado a la rama del Thrash me recuerda bastante al material que ofrecen los Kreator actuales, capaces de reventarte con riffs asesinos y combinarlos con pegadizas melodías, todo ello envuelto en una disimulada aura épica.

Huelga decir que “The World Ablaze” es un disco que entra con una facilidad pasmosa, un par de pasadas y ya estás tarareando sus variados riffs, y gritando los breves pero poderosos y efectivos estribillos (otra similitud con el maestro Petrozza). Empezar con buen pie es fundamental, y que mejor manera que la intro “A Call to Arms” (más explícito no se puede ser), tema que refleja a la perfección el significado de su título, con esa sensación épica y a la vez algo triste del que se embarca en la excitante pero trágica aventura de la guerra. En ese sentido vemos como Sattler no se mueve demasiado de su temática habitual, guerra, guerra y más guerra. Una estúpida losa que nos persigue desde el principio de los tiempos, pero que por desgracia va intrínseca en el ADN del ser humano.

Una vez puestos en guardia con la intro, llegan cogidos de la mano los dos mejores cortes del disco. Tanto “Annihilation Crusade” como “The World Ablaze” se muestran de lo más completas, dos cortes muy variados sin lugar para las fisuras. Buenas dosis de tralla burra, espacios más machacones, buenos solos y melodía a raudales. Tremendo el estribillo de “Annihilation Crusade” y ese instante (previa explosión) hacia el minuto 3:05 donde la melodía de las guitarras (muy a lo Maiden pero en una onda más épica) pareciesen un homenaje a los caídos.

“On the Wrong Side of the Wire” entra melódica de inicio y se muestra más tranquila en líneas generales pero con un riffeo pegadizo a más no poder. Poco dura la calma, y con el trallazo “Close to Victory” vuelve la sangre, aunque después de despellejarnos vivos, nos otorga algo de relax cuando nos acercamos a los tres minutos, otra vez con unas guitarras melódicas cargadas de sentimiento que vuelven a desprender un gran aroma épico. En ese sentido vemos que el corte mantiene una estructura bastante similar a la de “Annihilation Crusade” y “The World Ablaze”.

El punto de inflexión del disco llega sin duda a partir de la breve instrumental “Konigsberg”, ya que a partir de ahí prácticamente desaparece la velocidad, y dominan los temas más machacones aún más impregnados si cabe de melodía. Y excepto por algún chispazo de “Breathing Through Blood”, el disco se vuelve algo denso y repetitivo, en contraposición al excelso nivel exhibido en los cinco primeros temas. Vamos, que si nos remontásemos casi hasta la época de los dinosaurios, diríamos que la cara A es de diez, y la B no pasa del aprobado raspado (con lo cual uno no paraba de rebobinar la cinta y acabar soyando la pertinente cara “buena”).

La proporción es bastante fácil de hacer, “The World Ablaze” es un disco que va de más a menos, y que en su global se mueve alrededor del bien alto, notable bajo, pero que sin duda cumple las expectativas y hace pasar un buen rato. Puede que la voz de Sattle ya no atruene tanto como antaño (cosa que suple con una buena modulación de sus registros), que en algunos momentos abusen un tanto de las melodías, pero el conjunto nos muestra un disco muy bien trabajado, con una producción impecable (no en vano anda por ahí en medio el maestro Swanö), y con una sensación épico-nostálgica que se mantiene durante todo el plástico y te atrapa sin remedio. Si todavía no los conocías es un buen trabajo para iniciarte en su particular guerra, y si ya eres seguidor suyo a buen seguro no quedarás para nada decepcionado. Larga vida al coronel Sattler, y a ver si no le vuelve a entrar la deria de entregar las armas, que un poquito de God Dethroned en vena siempre viene bien para ponerse las pilas.

Henri Sattler: Guitars, Vocals
Michiel van der Plicht: Drums
Jeroen Pomper: Bass
Mike Ferguson: Guitars

Sello
Metal Blade Records