Kosmogyr - Eviternity

Enviado por Javier Chuki Wakcha el Dom, 25/03/2018 - 02:29
4126

1.Sui Generis - 01:32
2.The Wane - 06:10
3.Quiescent - 06:11
4.Eviternity - 07:10
5.Frailty - 06:38
6.Refulgence - 02:07
7.Iridescent - 07:46
8.Vision - 06:47
9.Thalassic Lunacy- 07:56

Disco completo

Kosmogyr es una de esas bandas que hubiese sido imposible de concebir hace unos veinte años. Y no lo digo por su peculiar género ni tampoco por el uso de equipos modernos con los que producen su música. No. Digo esto por el gran uso que esta banda le ha podido dar al internet. En ese sentido, su historia es simple aunque algo llamativa. Dos jóvenes de distintas culturas (uno de China y el otro de República Checa) pero afines en el ámbito musical coinciden por cosas del azar en Shanghái. Rápidamente se hacen amigos y se animan a crear un dúo de black metal. Todo bien hasta que la contraparte europea, Ivan Belcic, se ve obligado a volver a su natal Praga para continuar con sus obligaciones (estudio, trabajo, etc.). Sin embargo, esto no los desanima y optan por continuar llevando a cabo su proyecto con el único problema de tener que componer, escribir y ensayar cada tema a través de la red. Sorprendentemente, ambos miembros se tomaron tan en serio el trabajo a distancia que al cabo de dos años terminaron produciendo un álbum entero que difundieron hace poco a través de Bandcamp. Obviamente, un debut así no podía quedarse al margen de mi famosa lista mensual de novedades.

El disco en cuestión, bautizado poéticamente como “Eviternity”, arranca con una cuota aceptable de atmósfera en el track de apertura “Sui Géneris”. Una instrumental de minuto y medio bastante tensa que termina para dar pie a “The Wane”, pieza cruda pero bastante creativa. De esas intensas canciones de black metal que te enganchan por su dinámica antes que por sus riffs. Una técnica cuidada. Al acabar, “Quiescent” continúa brindándonos más de esta aura etérea. Sin embargo, los riffs empiezan a cobrar mayor fuerza demostrando la gran creatividad musical de este dúo. Pero no es hasta llegado el tema homónimo de álbum cuando el éxtasis parece rozar su punto más alto. “Eviternity” es un ir y venir constante de cortantes rifss blackers. Kosmogyr le rinde tributo a la primera generación del black metal noruego aunque sin dejar de lado su tinte atmosférico inicial. Esto nos permite disfrutar del tema más hermoso de todo el trabajo.

En el quinto lugar de la lista, “Frailty” es una poética declaración de guerra. Sólida de principio a fin, la pieza despierta el lado más crudo del dúo. Un estilo catártico que condensa a la perfección esa rabia noruega de principios de los noventa. Chillidos y guturales insertados con esa agresión que tanto nos engancha. “Refulgence”, por otro lado, no es más que un corto interludio de guitarras; como para no olvidar por completo la atmósfera del álbum. Un buen corte que permite tomar algo de aire para lo que continúa con “Iridescent”, otra intensa pieza al más crudo estilo blacker. Cabe señalar que si bien los temas más intensos tienen ciertas reminiscencias a la primera ola del black, en ningún momento llegan a alejarse del ámbito atmosférico. Quizás ahí resida su mejor fortaleza.

Ya entrando a la parte final, “Vision” vuelve a retomar la dinámica mostrada en los anteriores temas destrozando todo a su paso. La intensidad pareciera aumentar. Ahora, sé que muchos a este punto dirían que el álbum se empieza a tonar algo monótono. Y puedo diferir de eso pues la inserción constantes de riffs atmosféricos, cambios de ritmo y guturales distintos convierten a esta en una pieza muy bien pensada y muy diferente del resto. Por último, “Thalassic Lunacy” es de ese tipo de canciones que nacen con el fin exclusivo de despedir un trabajo bien hecho. Ni muy pretenciosa ni muy débil. Todo bien puesto en su lugar. El dúo despliega una muestra más de creatividad dando a luz un avasallador torbellino de riffs que despide de manera épica este “Eviternity”.

Ahora, debemos tomar en cuenta las dificultades que el dúo tuvo que pasar para llegar a componer, grabar y mezclar todo un álbum de canciones muy bien hechas estando a miles de kilómetros de distancia el uno de otro. Asimismo, es digno de resaltar que la banda no cuenta con el apoyo de una disquera internacional para marketear su música. Pero, inclusive yendo más allá de todo esto, hay que aceptar que el contenido del referido trabajo es bastante admirable y sobrepasa el estándar de lo que se viene publicando últimamente en el subgénero del black metal atmosférico. Sin medias tintas, “Eviternity” es un álbum de black metal que por su sonido puede ser considerado como “moderno” pero esto no le arrebata en ningún momento su gran solidez ni creatividad. Al contrario, lo posiciona claramente como un precedente no solo por su aporte musical sino también por la forma en la que fue concebido.

Xander Cheng: Guitarras & Bajo
Ivan: Voz & Programación de batería

Sello
Independiente