Lords of Black - Lords of Black

Enviado por Alexrock el Jue, 15/05/2014 - 19:52
3324

1. Doomsday clock
2. Lords of black
3. Nothing left to fear
4. Would you take me
5. The world that came after
6. Too close to the edge
7. At the end of the world
8. Forgive or forget
9. Out of the dark
10. The grand design
11. The art of Illusions´ Part I Smoke and mirrors´
12. The art of Illusions´ Part II The man from beyond
13. When everything is gone

Cuidado, genios andan sueltos entre el minutaje del disco que hoy tenemos entre manos, y si te despistas, más que sea un par de segundos, puedes quedar atrapado irremediablemente entre riffs, solos y la aplastante voz de un artista del micrófono... yo me despiste... tu mismo.

Veamos, esto de los supergrupos es una putada; algunos de ellos, de los que esperas un huevo y parte del otro, se quedan en agua de borrajas (óigase De La Tierra, para saber a qué me refiero), otros supergrupos son directamente la ostia!, pero son efímeros, y salvo contadas ocasiones, al segundo disco desaparecen para que cada genio siga con lo suyo. En el caso que nos ocupa, por fuerza, calidad y producción estamos ante uno de esos que es la ostia!; espero que no pequen de efímeros, porque nos encontramos ante uno de los discos del año, así, sin más, sin fronteras ni barreras.

Pero claro, es que el resultado de este inmenso "Lords of black" no puede ser otro si nos atenemos a la alineación que la banda presenta. A saber:

Al micrófono, Ronnie Romero (alguien no ha oído cantar a este tío?, que lo haga!, ya!). Tony, de nacionalidad chilena, aunque afincado en Madrid, lleva ya una larga trayectoria en esto del metal, a pesar de su juventud, formando parte de Santelmo, Jose Rubio´s Nova Era, Road on Fire, Aria Inferno y un montón más de proyectos, como lo fue "Voces del Rock", con Manuel Escudero e Ignacio Prieto. Con un estilo a caballo entre Jorn y Dio, tiene pinta de convertirse en una de las voces del heavy metal mundial a poco que la suerte no le de la espalda, al tiempo!. A la guitarra nos encontramos con Tony Hernando, al cual conoceréis porqué formó parte de Saratoga, sin perjuicio de su larga trayectoria en solitario. Andy C a los mandos de las baquetas, y que dio su buena caña en Dark Moor y en Saratoga; y por último, pero no por ello menos virtuoso, a las cuatro cuerdas, Víctor Durán, quien, sin embargo, ejercía de guitarrista en la banda madrileña Khael.

Pues bien, con estos mimbres y bajo una guapa portada realizada por el prolífico Felipe Machado, nos encontramos con un tremendo álbum de heavy metal melódico con mil matices que nos llevan a temas rápidos y contundentes en ocasiones, pesados y elaborados en otros, pero todos ellos con una calidad brutal y con un cantante que es acojonantemente bueno.

Una intro titulada "Doomsday clock" cumple su cometido poco a poco, con una base medio electrónica que desemboca en "Lords of black", donde la entrada a piñón de las guitarras entrecortadas antes de ceder el protagonismo a Ronnie son geniales; pero es que el cantante chileno es... bestial; esa forma de cantar, esa melodía vocal en el estribillo te destroza nada más comenzar; si esto lo llegan a grabar Masterplan más de uno estaría practicando el más crudo onanismo (cabe decir que Grapow se ha puesto a los mandos técnicos, lo que también tiene su importancia, claro). Enorme temazo nada más arrancar el disco.

"Nothing left to fear" sigue la misma tónica que su predecesora, con unos poderosos riffs a cargo de Hernando que tejen un apoyo para que Ronnie con ese lucimiento del que hace gala durante todo el disco, hagan de este tema uno de mis favoritos, con un estribillo supertarareable que no abandona en ningún momento la garra y fuerza que desprende la banda; mención aparte merece el primero de los solos del guitarrista, sublime.

Cabe referir que Andy C. se ha encargado de grabar los teclados que aparecen en el disco, lo que es traído a colación habida cuenta que en el siguiente tema, "Would you take me" están muy presentes, fundiéndose con las guitarras de Tony para crear un solo ente melódico que crece a medida que transcurre el tema para enlazarse con una serie de voces dobladas absolutamente magistrales. A continuación "The world that came after", que ha sido elegido por la banda como primer sencillo, apoyado en el correspondiente video, y que, paradójicamente es la menos buena del disco, digamos que es el más comercial, el que más puede enganchar al oyente, no está exento de calidad pero los demás temas me parecen más brutales. Por ejemplo, la que sigue , "Too close to the edge", viniendo de la nada, tenues teclados y la afilada guitarra de Tony nos presentan un tema que conjuga a la perfección la melodía y la fuerza, y donde el excelso cantante lo borda, al igual que en "At the end of the world", que tal vez es un tanto más progresivo en su desarrollo, con un trabajo más pesado e intenso de la base rítmica.

Con teclados que recuerdan algún pasaje de los fastuosos Avalanch se inicia "Forgiven or Forget" que sigue la senda trazada por sus predecesoras para encaminarnos a "Out the darkness", un tema un poco más reposado, casi un medio tiempo que va creciendo en dureza a medida que transcurre entre melodías y el buen trabajo de Andy y Víctor.

Las dos partes de " The art of illusions" (Smoke and mirrors´) y (The man from beyond), nos cuenta la historia de Houdini y en ella podemos escuchar en un primer episodio un tema bastante más progresivo que el resto, con unos riffs por parte de Tony absolutamente hipnotizantes, y un segundo episodio más heavy, más pesado y contundente, con Andy C "regalándose" con susbaquetas desde el primer segundo.

Y para terminar el trabajo "When everything is gone", a modo de corolario, un temazo de casi diez minutos en el que nos encontramos un poco de todo lo que hay en disco, un inicio progresivo, retazos de heavy metal, melodías, partes rápidas, lentas, protagonismo de los cuatro componentes de la banda; bestial.

Desconozco la repercusión que tendrá el disco a nivel mediático, tampoco se si estamos ante un proyecto de larga duración o cada uno de los miembros de la banda seguirá caminos distintos, pero desde luego nos encontramos ante un señor disco, donde todo es sublime, desde la portada hasta la última de las notas; y dentro de ese nivel tan grande sobresale de manera excelsa Ronnie Romero, llamado a convertirse en cantante de prestigio mundial.

No llegará a ser obra maestra pero cinco cuernitos merece, bajitos, pero cinco.

Ronnie Romero: Voz
Tony Hernando: Guitarra
Víctor Durán: Bajo
Andy C.: Batería

Sello
Lords of Black Records