Manowar - Gods of War Live

Enviado por Hawkmoon el Mar, 21/06/2011 - 21:44
86

Disco 1

1. Manowar
2. Call to Arms
3. Gloves of Metal
4. Each Dawn I Die
5. Holy War
6. Mountains
7. The Oath
8. Secret of Steel
9. Son of William's Tale
10. The Gods Made Heavy Metal
11. Die for Metal
12. Kings of Metal
13. Warriors of the World United
14. Black Wind, Fire and Steel

Disco 2

1. The Blood of Odin
2. The Sons of Odin
3. Glory Majesty Unity
4. Gods of War
5. Army of the Dead
6. Odin
7. Hymn of the Immortal Warrior
8. The Crown and the Ring

Tercera intentona de Manowar en el terreno de los discos en directo.

Después de "Hell on Wheels - Live" (1997), directo que pese a contener un set-list matador no cumplió con las espectativas depositadas en él, y "Hell on Stage" (1999), "live" que mejoró mucho la premisa anterior y entregó un muy digno material, tocaba acertar. Y a ser posible, de pleno. Los que se creen monarcas del reino más clásico, obviando con ello la labor de los immortales Judas Priest o Iron Maiden (y eso habla de la chulería despampanante de su líder y cerebro, Joey DeMaio) no tenían, después de dos intentos, un "Live After Death" impoluto, en condiciones.

Manowar son poseedores, en estudio, de un sonido muy marcado, muy suyo, de lo más dantesco, agresivo, punzante y metalero. Y ese sonido, esa marca de la casa que a todos sus fans nos la pone bien "cipotona", no se traduce, al cien por cien, en sus shows en vivo. Almenos, y como yo mismo he podido atestiguar, no siempre.

"Gods of War Live" es el testamento de uno de los tours más importantes y grandes que Manowar se han pegado en toda su historia. Está claro que el último trabajo de los "reyes del Metal" no es el mejor, ni de puta broma, en su extensa carrera. Ese puesto se lo dejaremos a entes como "Louder Than Hell", "Sign of the Hammer", "The Triumph of Steel" o "Kings of Metal". El éxito de la banda, cimentando en su poder ochentero y su aura de iconos totales en el reino del Heavy Metal, radica en como se entregan a sus fans, y ellos, como en un círculo vicioso, a Manowar. "Gods of War" fue una nueva ofrenda a los seguidores de toda la vida, que piensan estar al pie del cañón, aguantando cualquier chaparrón, idea manida, excentricidad o chulería.

Con Manowar hay una máxima: o lo tomas o lo dejas. O aceptas las reglas de su juego, que se basa, actualmente, en una mixtura, sobada y algo descafeinada, de ideas de su tripleta sacra de discos ("Kings"-"Triumph"-"Louder") o no entrarás, jamás, en el reino de los cuatro "reyecitos". No seas tontín y acércate a ver como se las gastaron Manowar en Nuremberg (Alemania). "Gods of War Live" es la tercera intentona (y dicen que a la tercera va la vencida) de que Manowar luzcan bien orgullosos, en las vitrinas de su Valhalla particular y junto a sus discos dorados (que no de oro) su "Live After Death" particular, su "Unleash in the East". Hay que demostrar, y de una vez por todas, que Manowar son reyes. Y no solamente en un estudio de grabación.

La portada del trabajo, toda una decepción. Una triste fotografía, en pleno show y la mar de lejana, aunque bien ambientada, con sus llamaradas gigantes y todo el tinglado metalero que organizan los guerreros de Mr. DeMaio, nos recibe. Joder, después del portadón del "Hell on Stage" y las ilustraciones que nos han llegado a regalar los americanos, la portadita de marras me sabe a poco. ¿Qué es de una portada de Manowar sin sus princesas medio desnudas, el guerrero sin rostro o el demonio de turno? Mal, Joey. Espero que lo de dentro ande algo mejor.

"Manowar", la encargada de abrir la ceremonia eléctrica, y que comienza todo show del grupo, suena con fuerza, con un Logan bien suelto con sus seis cuerdas, bien compacto. Joey y Scott forman una combinación ideal en el reino de lo rítmico y Eric, algo inferior al nivelón que se gastaba en su mejor momento (1987-1992), sigue rugiendo a gran nivel, sin tanto atisbo de puro poder, pero con un incontestable peso. El tema suena con coraje y los fans gritan de placer. Buen inicio de show.

"Call to Arms", "Gloves of Metal", "Each Dawn I Die" (atentos al bajo de Joey) y "Holy War", con más pulso que en el tema inicial y cada vez como mejor engrasados, alucinan a la audiencia y al oyente del disco. Manowar tienen una buena noche, de eso no hay duda. Uno de los grandes errores del primer directo de Manowar, el publicado en 1997, fue el de no hacer aparecer, y como deben, los rugidos del público. Menos mal que de cara a "Gods of War Live" han subsanado dicha tara. Si hay una audiencia loca, que se entrega y suda bien la camiseta, esa es la gente de Manowar. Obvio que había que darles su cuota de protagonismo. Un "Live" en silencio, además de oler a "chamusquina" (por eso de poder ser un falso directo) no gana nada en comparación a un disco de estudio. Lección bien aprendida, Joey. Mú bien.

Llega la hora de recordar uno de los discos de Manowar que más venero. Llega la hora de vivir "Sign of the Hammer". Y "Mountains" y "The Oath" (pieza clave en el primigenio Power-Speed) son las encargadas del revival. Sentimiento, arrojo, pasión, garra, fuerza y un atronador sentimiento metalero. Un par de temas tremendos que en vivo lucen que dan gusto. Adams sigue siendo el punto más bajo de la entrega, y, aún así, deslucido frente a lo que antaño solía regalarnos a nivel vocal, el tito Eric cumple como el que más. Sus rugidos ya no le ponen a Odín los cojones por corbata, desgraciadamente. Eso sí, aún sigue haciendo retumbar el planeta.

"Secret of Steel" (todo un detallazo el rescate de tema), "Son of William's Tale" (solito de bajo, cortesía del amo del cotarro), "The Gods Made Heavy Metal" (impecable la labor de Karl), "Die For Metal" (con una atronadora pegada "Columbiana"), "Kings of Metal" (la mejor versión en vivo que han grabado del tema, muy orgánica y adrenalítica), "Warriors of the World United" (tema que funciona, y mucho, de cara a los directos. Último gran himno de los primos de Conan) y "Black Wind, Fire and Steel" (mi tema predilecto de los americanos) cierran la primera parte del show, y del disco, con muy buena nota. Manowar se esmeran, almenos en Nuremberg. Se fuerzan. Y salen victoriosos. Es muy dificil trasladar el aura hercúlea y mega-poderosa de las producciones del grupo al mundo del "Live". Pero los cabrones, con su chulería habitual, lo van logrando. Hay que aceptar que hay un sonido para los Manowar de estudio y otro, bien distinto, más crudo y menos trabajado, para las conquistas de público. Pero cuando se hace una media, una buena media, los astros se alinean, los 4 Manowar han bebido poco antes de salir y tienen ganas de dar buena caña (y no salir a "trabajar"), la cosa suena que alimenta. Vamos a por el segundo CD...

Si hemos vivido, desde el inicio del directo, un buen montón de carnaza clásica, unida, claro está, a algunas de las últimas canciones con vocación de leyenda (que lo consigan o no lo decidirá Odín o el destino) ahora nos toca vivir, queramos o no, el último disco. "Gods of War" viene ante nosotros. Normal. Este es su tour. Se acabó el material de "Hits". Joey quiere que veamos la grandeza de su nueva premisa. Ojo avizor, colegas. A ver si tenemos entre manos un nuevo "Triumph of Steel"...

Turno de "The Blood of Odin", "The Sons of Odin", "Glory Majesty Unity", "Gods of War" (destinada a ser material clásico), "Army of the Dead", "Odin" y "Hymn to The Immortal Warrior", todas perfectamente trasladadas desde su disco de origen, pulidas, con férreo caminar, con unas cuerdas muy brillantes y cortantes, con unas baterías bien potentes y con una garganta que sangra, si hace falta, por defender su material. El disco de los dioses, sin duda, tiene un buen poso. Con el tiempo, a pesar de mis criticas iniciales, el trabajo me ha ido entrando más y más. Es un trabajo bastante superior a "Warriors of the World", algo deudor del mismo, aunque más pomposo y épico, aunque, en honor a la verdad, tantos temas, y seguidos, me mata. Manowar tienen material mucho más atronador que el que nos venden en el segundo CD. Tendrían que haberse alternado los temas de la nueva era con un par, o tres, de canciones de los ochenta. No se puede pasar de mover a muerte a las legiones con el primer CD y dejarlas, con el segundo, a las puertas del bostezo. Los temas nuevos no pueden competir con sus salvajemente demoledores himnos ochenteros y "noventosos".

"The Crown and the Ring" (que actúa a nivel outro) cierra el show. Todo el mundo está emocionado, la banda se ha entregado bastante y la atmósfera del concierto tiene olor a azufre. Se ha vivido todo un infierno eléctrico. La pena es que, a mis ojos, bastante mejorable. Un set-list, 50 % matador 50 % de cumplir, es poco para tener un "Live After Death", Joey.

3 cuernos (altotes, casi 4) para "Gods of War Live". Disco con presencia, con unos Manowar fuertotes, compactos y con ganas de quedar bien ante sus leales seguidores. Mejorable. Aunque molón.

Para coleccionistas de Manowar y sus aventuras en directo. Inferior a "Hell on Stage". Superior a "Hell on Wheels". Disco especial, por eso, al ser el fín del legado musical de Scott Columbus en el reino Manowar. Buen legado, hermano.

A seguir buscando tu "Live After Death", Joey. No desfallezcas.

Eric Adams: Voz
Karl Logan: Guitarra
Joey DeMaio: Bajo
Scott Columbus: Batería

Sello
Magic Circle Music