Mgła - Mdłości

Enviado por Mendoza M. el Jue, 07/11/2019 - 22:42
3717

Antes de debutar con el excelente “Groza”, los polacos Mgła van a elaborar una tripleta de EP’s que dejarían claro testimonio de su honesta y maravillosa ejecución de Black Metal, y de los cuales aquí se reseña el segundo y en mi opinión el mejor de ellos, “Mdłości".

"Mdłości" (“Náusea”) comprende el primer y único cambio que va a sufrir la banda en estudio, sustituyendo a Daren Piper en detrimento de un Darkside que ya venía de hacer lo propio en Kriegsmaschine. Será con la inclusión del señor Kowalski cuando la propuesta de los eslavos va a adquirir un plus de calidad y destreza más que palpable, forjando así una unión que crecería de manera exponencial disco a disco.

Con ese misticismo propio de las grabaciones del Este de Europa, el dúo enfoca sus energías en despojar a su propuesta de todo ego, convirtiendo su música en una herramienta que pueda transmitir ese sentimiento nihilista que yace destilado y comprimido entre murallones de distorsión y melodía. Este impresionante equilibrio que se consigue entre la elegancia de su ejecución y el cacharrerismo metido agrede es una de las razones por la cual los de Cracovia siempre pudieron destacar por encima del resto.

El resultado es un trabajo inquietante, emocionante y pesaroso. Un trabajo que a pesar de su corta duración se da el lujo de exhibir a plenitud todas las ideas y devaneos mentales de sus creadores por medio de un Black Metal tenaz, directo, nunca excepto de gancho ni de melodía. El apartado atmosférico que se obtiene gracias a la pobre producción podría ser motivo de debate, pero yo opino que le juega a favor. Por su parte, la percusión de Darkside se manifiesta impoluta y virtuosa, siempre con una precisión de sastre y combatiendo palmo a palmo con los oscuros riffs para ver quién se hace con el dominio de los dos temas homónimos que comprende al EP, ambos dotados con ese portentoso growl de M. que revolotea como puede entre los ritmos que él mismo se impone.

Tanto “Mdłości I” y “II” saben jugar con los matices, abriéndose paso entre la penumbra con blast beats de cajón o desgarradores juegos de platillos que brillan por luz propia. Las vocales se arrastran lastimeras, acoplándose con cierta dejadez a esos inevitables riffs tan consecuentes con la oscuridad que envuelve a todo trabajo firmado por los polacos, cuya obra evidencia una clara carga emocional que nunca le va a hacer ascos a las secciones de mayor sosiego y parsimonia.

Como será costumbre a lo largo de su carrera, la banda se entrega a los brazos del pesimismo existencial más absoluto, moldeando temas que juegan con la grima del oyente para generar una conexión que no cualquiera es capaz de lograr en estos días. En poco más de diez minutos los eslavos hacen y deshacen a placer, oscilando entre progresiones algo rústicas y la dosis justa de disonancia para esculpir un trabajo sumamente exitoso para lo que busca transmitir. Grabado y ensalzado en el que sería a la postre su estudio insignia, No Solace, todo yace aplastado y oprimido por esa ya citada capa de distorsión que cincela un producto cuyo sonido roza al de ensayo, pero que va en plena concordancia con ese admirable mensaje de naturalidad y franqueza que siempre han pretendido ondear como bandera.

He aquí la segunda arremetida de Mgła, un trabajo brillante que redondea lo que se hizo en el no menos cautivador “Presence” y que actualmente hace ferviente mancuerna con el “Further Down The Nest”. Con una portada cortesía del genial Alfred Kubin, la agrupación se rehúsa a adoptar ideales y redirecciona toda nuestra atención hacía una propuesta que, todavía, al sol de hoy, nos encandila por una finura y eficacia siempre salpicadas por una cínica apariencia de humilde simpleza. Cuatro cuernos.

M.: Voz, guitarra, bajo
Darkside: Batería

Sello
Under The Sign of Garazel