Nader Sadek - In The Flesh

Enviado por Hawkmoon el Sáb, 30/07/2011 - 18:58
2154

1. Awakening
2. Petrophilia
3. Of This Flesh (Novus Deus)
4. Exhaust Capacitor
5. Soulless
6. Rusted Skin
7. Mechanic Idolatry
8. Sulffer
9. Nigredo in Necromance

Si unes las mentes de entes como Blasphemer, guitarra en Mayhem o Aura Noir, Flo Mounier, batería de Cryptopsy y Necrosis, y Steve Tucker, ex-bajista y ex-vocalista en los sacros Morbid Angel (desde la era "Formulas" hasta el "Heretic"), desde luego que no encontrarás un caminito de rosas, un disco de Power sobre Cristobal Colón ni un montón de himnos a lo Helloween. Estos tipos solamente entienden de pura y dura carnicería. Masacre de primera. Grandes nombres del terreno más extremo, tanto del reino del Death como del Black Metal. Y unidos por una causa oscura y malévola. Tanto como la que parieron con sus bandas madre. Unidos para dar a luz a Nader Sadek, la banda más nihilista y poéticamente depravada de la faz de la tierra. O eso intentan, como todos. Veamos si tienen suerte.

Está claro que Blasphemer y Steve Tucker dominan el reino del riff cortante y veloz. Y, desde luego, sus años al servicio tanto de Mayhem como de Morbid Angel les ha hecho curtirse, saber qué se pide y saben, del todo, qué darnos. Si amas la pureza destructiva y grumosa del reino Death y la velocidad malsana y de arcana maldad que es el Black Metal, ten por seguro que la premisa de Nader Sadek te puede interesar. Abrimos las puertas del disco y ya huele a pura putrefacción. Cojonudo. A por ello...

"Awakening", intro atmósferica que huele a apertura de disco de Morbid Angel (era "Gateways to Annihilation"), nos hace pegar un brinco ante "Petrophilia", un carnívoro tema, veloz, con un Tucker dejándose la garganta desde el primer segundo, un Blasphemer que pone toda la carne en el asador con tal de hacer sonar sus seis cuerdas de un modo bizarro total, pero nada carente de poder, fuerza, empuje y mucho deje "Mayhemista", y una batería triunfadora, apocalípticamente atroz y que martillea sin atisbos de querer decelerar su mensaje. El tema parece un híbrido entre la naturaleza de los Morbid Angel de "Domination", con mucha chicha Black en las guitarras, y las ondas Groove. Algo similar a lo que paren Zyklon. Pedazo de bomba. Black Metal y Death al servicio de Nader Sadek. Impoluta, del todo, la primera salvajada.

"Of This Flesh (Novus Deus)", más tralla made in Morbid Angel (era Tucker, por supuesto) que empieza con sección clásica, y "Exhaust Capacitor", la sucesora, no queda atrás y entrega otra misiva dantesca y peligrosa. Nader Sadek adornan su violento mundo con acotaciones diversas, caso de algún coro femenino y algún toque de violín, pero en lineas generales suenan tan aplastantes como las bandas de las que proceden. Tucker, Blasphemer y Mounier se entregan al máximo. Saben que todo el mundo los querrá comparar con su pasado. Y tienen que estar, por cojones, a la altura.

"Soulles" (garra y huevos a 500 Km/h), "Rusted Skin" (donde Blasphemer demuestra su técnica), "Mechanic Idolatry" (con unos tempos guitarreros adrenalíticos, "Morbidangelianos" y ultra-demoledores) y "Sulffer", que también navega en ondas "Mayhem-angel" y potencia lo mejor de los músicos, como haciéndoles entregarse más que nunca en una orgía total de vatios, desenfreno y pureza extrema, nos dan a conocer, y del todo, que la grandeza de una banda como Nader Sadek no reside en la originalidad de su premisa, ni en sonar más veloces que nadie. Nader Sadek saben, como buenos mercenarios que han sido para dos de los ejércitos más ampulosos del reino extremo, qué funciona y qué no lo hace para nada. Saben como venderse y como entregar furia sónica de primera. Nada original. Nada llamado a ser grande. Pero la cosa te atiza, te pega. O sea, funciona. Y, además, con un plus como de orientación modernilla, eso sí, sin pasarse. Onda cañera de lo más ideal. Aún sonando a muchos, Nader Sadek saben sonar a ellos. Hay algo especial en su música. Se intuye algo grande. Eso sí, aún por pulir. Futuras entregas quizás me den la razón. Quizás no.

"Nigredo In Necromance", el título que cierra "In the Flesh" y que nace como instrumental, es quizás el mejor de todos los temas de la obra. Pura magia, oye. Todo un viaje por las tinieblas y las mentes inquietas de nuestros protagonistas. Cuerdas estoicas, muy dadas a chirríar y a ofrecer una buena dosis de movida astral y progresiva incluso, además de no perder nunca de vista el hecho de que vivimos una obra densa y oscura, poco dada a brillar, sinó más bien todo lo contrario.

4 cuernos (bajos) para Nader Sadek y su debut. Pronto darán mucho más que hablar. Seguro que sí. Mientras, dale cera a "In The Flesh". Una pesadilla total, un mundo onírico y horroroso. Pero deliciosamente adictivo.

Para fans de Morbid Angel o Zyklon.

Steve Tucker: Voz y bajo
Blasphemer: Guitarra
Flo Mounier: Batería

Músicos invitados:

Travis Ryan
Tony Norman

Sello
Season of Mist