Sigh - Ghastly Funeral Theatre / 葬式劇場

Enviado por Heartbolt el Mar, 14/01/2020 - 19:38
1493

1. Intro - Soushiki (葬式)
2. Shingontachikawa (真言立川)
3. Doman Seman (ドーマン・セーマン)
4. Imiuta (忌み歌)
5. Shikigami (式神)
6. Outro - Higeki (悲劇)

Teatro japonés funebre y espectral

Hay bandas que desde un comienzo se les nota, se les ve, se les percibe. La conformidad nunca es un sentimiento que dentro de ellas anida. Quieren más, buscan más, desean más. Tan insaciables que luego de haber publicado muchos álbumes, no terminan de quedarse quietas en un sonido en particular. Sin dejar de sonar a puro Metal, pueden llegar a los máximos extremos, sin perder si quiera un poco de gracia. Siempre se mantienen a la vanguardia, pero con la intensidad que los define.

SIGH es uno de esos casos. Agrupación japonesa que comenzó como un proyecto de Black Metal, en una era donde los renombres comenzaban a levantarse por una oleada masiva de caos y tormento. Fichados con nada menos que Deathlike Silence (discográfica creada por Euronymous, guitarrista de MAYHEM), debutan con Scorn Defeat (1993), álbum plenamente ligado al Black Metal oscuro y cortante que todos conocemos. Sin embargo, incluso en su primer disco ya daban muestras de que avanzarían, pero sin olvidar la esencia que los caracterizó en un principio.

Su discografía hoy es muy variada, con grandes trabajos como Imaginary Sonicscape (2001), Scenes from Hell (2010) o In Somniphobia (2012), todos ellos muestran un avance y una progresión hacia terrenos complejos, experimentales y hasta psicodélicos. No obstante, echando una mirada al pasado, nos encontramos con sus primeros tres discos, donde la evolución es más discreta, pero se reafirma y es muy perceptible. Especialmente con el EP que hoy les presento.

Después de un malévolo y maquiavélico Infidel Art (1995), SIGH y sus tres clásicos miembros (Mirai, Shinichi y Satoshi) se preparan para una transición definitiva y concreta con Hail Horror Hail (1997), pero, un poco antes, deciden mostrar un adelanto bastante satisfactorio, que se conserva más que bien y sigue siendo un testimonio claro y conciso sobre unos primeros SIGH, tan negros como claroscuros: Ghastly Funeral Theatre.

Comprender por todos los periodos que atraviesan es sumamente complejo, la diversidad y la experimentación los abraza siempre, no los deja ir, están en constante movimiento, siempre dejando un sabor agradable en la boca. No serán fáciles de procesar a las primeras oídas, no son para todo el mundo. Pero, y esto reafirmo, jamás decaen, jamás entregan algo mediocre. Se preparan para acertar; estan dentro de su océano y pescar por aquí y por allá, pero para servir la mejor de las cenas. Ghastly Funeral Theatre, a pesar de ser un EP y un lanzamiento generalmente “escondido” entre su segundo y tercer trabajo, tiene la esencia SIGH primigenia, pero ya dispuesta a mutar, con mucha clase.

Ghastly Funeral Theatre es un trabajo donde se combina lo mejor de un ayer con lo mejor de un mañana, mañana que aparecería poco después con el sensacional Hail Horror Hail. Pero, no se confundan, Ghastly Funeral Theatre, tal como el teatro japonés, nos prepara varias sorpresas, con una guitarra melancólica, pero agresiva, peligrosa. Un Mirai al asecho, escondido en las sombras, pero aparece cuando lo ve necesario, con su narrativa épica, poética, como la esencia que reside en este teatro. Sentados todos con nuestros kimonos, de madrugada, con la luna llena sobre nosotros, en un teatro de Kanagawa, viendo como estos japoneses interpretan la mejor de las “Akuma no Uta” con más desenvoltura que nunca. Un espectáculo en vivo, en tu mente, que no puedes perderte.

A ese Black Metal lloroso pero a la vez cínico, se le suma una atmósfera melódica que va en concordancia con las psicofonías y lo espectral. Así como observas a ese fantasma del Ukiyo-E, la música asciende poco a poco desde el mundo de los muertos, hasta desembocar en una ópera malvada y penetrante. Con una introducción y un cierre con mucho pánico, Ghastly Funeral Theatre aclara dudas desde el principio. Cuando deja que el primer corte llegue hasta a ti, descubres que es más que asombroso. Un espectáculo de Metal distorsionado, crudo, pero que se desliza sobre la pasarela del glamour espiritual.

Ghastly Funeral Theatre, como cualquier trabajo de SIGH, no es nada predecible. Avanza con crueldad, pero, cuando te descuidas, te ves inmerso en paisajes sinfónicos, solos de guitarra muy rockeros y de reminiscencia setentera, baladas con un trasfondo demencial y todo un estilismo clase a parte que hace de este EP un trabajo a tener en cuenta si quieres disfrutar a un Japón feudal corrosivo, pero insólito y muy espectral. Atravesarán zonas más recónditas, con melodías propias de folclore japonés que acaban en puntos donde la tensión es tal que no sea aguanta, y la pasión ácida de riffs puestos sobre la marcha se transforma en shinigamis que te persiguen, recorriendo los pasillos del horror. Del verdadero infierno solemne que SIGH en apenas cuatro canciones, una entrada y una salida es capaz de hacerte sentir.

Sin miedo hay que pasearse por este EP, cuyo sentir sigue siendo una odisea mágica con todos sus añadidos. Su maestría suprema aparecería unos años más tarde, pero Ghastly Funeral Theatre es un presagio que cumple más que bien. Black Metal de tormento, pero también guitarras acústicas que evocan efemérides pesadillezcas, pianos y teclados orquestales con la misión de hacer el experimento lo más penetrante posible, además de progresivos cambios de dirección, pero con el mismo norte: seguir dándole cuerda a marionetas mórbidas que, no contentas con asustar, pretenden entretener hasta la muerte.

Imperdibles SIGH, e imperdible Ghastly Funeral Theatre, trabajo que debe oírse para valorar a este trío japonés (que ya no existe como tal, aunque Mirai sigue estando allí de primero, su principal mente maestra), en todas sus facetas posibles. Ghastly Funeral Theatre contiene todos los elementos que a un fanático de lo atípico lo fascina, incluidos unos breves instantes Jazz en el brutal corte Shingontachikawa (ese solo es de maravilla), sentimientos de desesperanza y agonía llevados al máximo en Doman Sernan, strings gloriosos con Imiuta y un Japón sombrío en Shikigami, que siempre contrasta con lo alucinógeno de SIGH. No olvidemos que el “outro”, Hideki (como su contraparte: Soushiki, en la introducción), es una manufactura japonesa que produce calambres y terrores nocturnos, sin embargo se siente especial, magnífica, como la luna que se despide antes del amanecer.

Recomendada la primera etapa de SIGH, totalmente. A partir del nuevo milenio crearon completas obras (y ya no de teatro japonés del entrante periodo Meiji y saliente periodo Edo, pero siempre con un estilo espectacular), aunque, viendo hacia atrás, lo primero no deja de resultar bastante sobresaliente. Más humilde y menos complejo que en tiempos futuros, pero con una gracia tan propia de ellos y una conjeturas bien explicadas a través de composiciones donde se mezcla la oscuridad, la belleza, lo gélido y lo líricamente enternecedor.

Un álbum que, si te gusta Japón, el teatro, el Black Metal melancólico y lo que muchas veces no encaja con ninguna etiqueta, SIGH y Ghastly Funeral Theatre te esperan con mucha emoción. Emoción que, en el empaque musical de este EP, nos transportan a un momento histórico, visto desde otra proyección, pero con nosotros como protagonistas de ese infierno nocturno, pesadillezco, pero emotivo hasta donde podamos disfrutarlo.

SIGH haces que veas tantos colores…

En un templo sagrado de oscuridad.

El teatro del más allá

Mirai - Voz, Bajo y Teclado.
Shinichi - Guitarra.
Satoshi - Batería y Percusión.

Sello
Cacophonus Records