Adrenaline Mob - Covertá

Enviado por TenzaZangetsu el Sáb, 14/02/2015 - 04:07
3551

En lo que concierne a quien suscribe, le encanta cuando una banda reconocida o un grupo de músicos de gran talento realizan versiones de leyendas. Te permite analizar, apreciar otros matices de las canciones y ver si el músico que hace la versión tiene los pantalones para adaptar al tema a su estilo. Es un campo donde se puede ser minucioso con ciertos aspectos del artista que no puedes contemplar en una canción original donde tienen libertad absoluta.

Mike Portnoy siempre ha sido un amante de la idea de rendir tributo a sus múltiples ídolos musicales con versiones en los diferentes proyectos musicales que ha tenido. Uno no puede olvidar esos conciertos con Dream Theater donde hizo versiones de álbumes completos de Iron Maiden, Deep Purple, Metallica o Pink Floyd. El hombre ama su cover y no desestimó la idea de realizar un pequeño EP con sus compañeros de Adrenaline Mob para dejar entrever algunas de las influencias Hard Rock que constituyen al grupo.

Aquí no hay baladas ni temas suaves o sosegados para el disfrute del personal; aquí hay una predominancia de canciones Hard Rock con mucha energía, una instrumentación justa y un Russell Allen que se acopla muy bien en las vocales. Y es que lo del vocalista de Symphony X es fascinante porque podemos contemplar ciertos espectros de su voz que no hemos podido percibir en otras ocasiones por las demandas de los estilos que ha cantado. Se le puede escuchar algo incómodo en ciertos pasajes, pero debo decir que pasa con muy buena y recalco algo: incluso una performance no tan sobresaliente de Allen es superior a la gran mayoría de los vocalistas. Y no es ser objetivo; es un axioma del más alto calibre.

Es difícil no volverse loco con ese temazo de los efímeros pero esenciales Badlands y el bestial riff inicial –de los mejores que ha escuchado quien suscribe- de High Wire. Orlando hace una gran interpretación del brillante Jake E. Lee en las seis cuerdas, y Allen recupera algo de la estridencia de su época noventera para equiparar su registro al de un Ray Gillen que era uno de los mejores vocalistas que iniciaron en los 80s. Debo decir que me parece una interpretación muy buena y fiel al tema. Allen hace un despliegue feroz en la última parte de la canción y su timbre de voz encaja muy bien con el Hard Rock de ese grupo tan poco valorado en el mayor de los esquemas musicales que era Badlands.

Llegamos a un clásico de todos los heavies de corazón del Elfo, Ronnie James Dio, que es ese misil metalero y avasallador que es Stand Up and Shout. Ese riff tan característico y seminal es empleado con parsimonia por Orlando y Mike Portnoy realiza una actuación más que buena en la batería. Yo siempre lo he dicho: si hay un vocalista que pueda entonar los temas de Dio, el mejor vocalista de la historia del Metal, sin ruborizarse o asustarse, es Russell Allen. Sucesor directo a la garganta de Rainbow y Sabbath. No será la única vez que la enorme sombra del Gran Ronnie haga acto de presencia en este EP.

Llegan una versión de la súper conocida Break on Through de The Doors donde podemos atestiguar la primera gran diferencia puesto que la banda le mete algo más de pesadez (entendible si consideramos la diferencia de estilos y de tiempos) además de un Allen que no termina de cuajar porque la voz de Jim Morrison es demasiado característica para ser replicada. Claro, la de Dio también lo es y mucho pero el de Symphony X cuenta con un timbre mucho más similar al Elfo. Por el otro lado, es fascinante cómo convierten un tema de Van Halen como Romeo Delight en un tema más metalero con la distorsión pero se pierde algo del jugueteo y delirio que proporcionan las huestes de Eddie con Roth en el micrófono –es muy difícil interpretar las canciones de vocalistas que tal vez no sean los mayores portentos en el tema técnico pero que poseen una personalidad que no pueden ser imitadas sin importar el nivel que poseas.

Me parece algo interesante –y divertido, por qué no decirlo- la versión de Barracuda de la banda Heart de las hermosas hermanas Wilson con un Allen que trata de interpretar la voz de una mujer y lo digo sin ningún tipo de connotación machista, por si acaso. Que luego me banean. Suena más galopante, más como algo que harían los propios Adrenaline Mob en su propio debut sin sonar tan machacones y más rítmicos. Para mí, la mejor versión del trabajo es esa demoledora interpretación de Kill the King de los legendarios Rainbow en la época en que Ronnie y Ritchie lideraban la agrupación más mágica de los 70s y donde crearon tres álbumes irrepetibles. ¿Cuántas versiones han hecho de este tema múltiples grupos? Ni puta idea, pero son bastantes. Aquí toda la banda está pletórica y el tema les sale a las mil maravillas. Y esto viene de un fan sin remedio de los primeros tres álbumes del proyecto de Blackmore. Se los recomiendo encarecidamente.

Yo creo que la metida de pata fue esa versión de Led Zeppelin de The Lemon Song donde es el polo opuesto a Kill the King: la banda se le nota fuera de lugar, no tienen el carisma de Page, Plant, Bonham y Jones y Allen, por más talentoso y formidable que sea, no se le ve para nada acoplado en esta canción. Interesante cuando aceleran la canción, pero se pierde un poco la esencia de lo que es el tema y esta vez en un mal sentido. Pero finiquitan todo con esa mandataria versión de The Mob Rules de Black Sabbath para dejarnos con un buen sabor de boca. Se nota que conocen sus virtudes porque ponen a su vocalista a cantar tres temas de Dio –vocalista que es una influencia vital para Allen. Gran versión y en dura pugna con la de Kill the King.

Ésta es una de las reseñas más subjetivas que he hecho porque un cover nunca va a dejar indiferente a quien lo escuche. Para mí, el trabajo es como la carrera de Adrenaline Mob hasta el momento: un compendio de canciones divertidas, sin muchos complejos –término clave- y que sólo busca entretener al personal y a los propios músicos. Se les nota que disfrutan con este proyecto puesto que se les ve muy apasionados en los conciertos en directo que he visto. Hay quienes se sentirán ofendidos por haber “mancillado” el legado de algunos de sus ídolos y héroes musicales pero pienso que ninguno de estos temas acaba tan mal. Además, han habido peores versiones –aún tengo pesadillas con el cover de Avril Lavigne del Fuel de Metallica. Si no lo han visto y se odian a sí mismos, se los recomiendo. En conclusión –que me desvío-: un trabajo simple, que no trata de reinventar clásicos atemporales y que es un humilde tributo a varios gigantes de este maravilloso mundo del Rock.

Tres cuernos (medios) para Covertá. Nada más, nada menos.

• Russell Allen – Vocales
• Mike Orlando – Guitarras
• Mike Portnoy – Batería
• John Moyer – Bajo

Sello
Elm City Music