Damn Yankees - Don't Tread

Enviado por jonerstoner el Mar, 04/09/2012 - 14:33
1157

1. Don’t Tread on me
2. Fifteen minutes of fame
3. Where you goin’ now
4. Dirty Dog
5. Mister Please
6. This side of hell
7. Silence is broken
8. Firefly
9. Someone to believe
10.Double Coyote
11.Uprising

Los 90 fue una década realmente curiosa en el hard rock y heavy metal. Estaba claro que los años gloriosos del heavy metal cómo lo conocíamos hasta entonces llegaba a un punto de inflexión importante. En sus inicios aún quedaban muchos resquicios de los finales de los 80, en cuanto a vestuarios y peinados por ejemplo, pero la cosa estaba cambiando, no podíamos seguir con tanto color, laca y maquillaje en nuestras vidas... pero aún nos podíamos divertir. Mirad por ejemplo, en 1991, David Hasselhoff aún creyó en el glamour y éxito de hacer una serie sobre socorristas en las playas de Malibú y Santa Mónica y triunfó cosa mala! Eso era hair-metal amigos! Así que también había tiempo para que Jack Blades de Night Ranger, Tommy Shaw de Styx junto al Damn Yankee más yankee de todos Ted Nugent y Michael Cartellone formaran un super-grupo (¿os suena esa denominación?) de hard-rock americano melódico.

Dos discos de estudio nos regalaron estos Damn Yankees, dos trabajos estupendos de hard melódico, más rockero en algunos momentos, más melódico y AOR en otros, pero de una calidad tremenda. Voces cuidadas a cargo de Shaw y Blades y unas guitarras estupendas como no podías ser de otra manera con Nugent.

En el Portal ya existe la reseña de su fantástico debut de 1990, un discazo de hard que les hizo compartir gira con una banda de la calidad y clase de Bad Company u otra más festiva y ligera como Poison, para que nos hagamos una idea de a qué público les puede gustar el invento, así que ahora vamos a repasar su segundo y último asalto Don't Tread del 92.

Repitiendo en la producción con Ron Nevison (Kiss, Bad English, Bad Company...) el disco se abre directo y rockeando con Don't tread on me, los guitarrazos de Nuggent ya están presentados y las magníficas voces de Shaw y Blades también. Seguimos. En la misma línea pero algo más bluesera se muestra Fifteen minutes of fame que nos puede recordar a los Bad English o incluso a los Bad Company de la época de Brian Howe. Si en el debut teníamos la estupenda balada High Enough o la tremenda Come Again aquí los Yankees se nos ponen dulces con Where you goin' now, demasiado melosa y standard para mi gusto aunque me gusta el break blues rock que hacen en la melodía antes del solo. Sin duda una composición para escalar puestos en las listas de las FM de la época, sí, esas que sonaban en el chiringuito de Mitch Buchanan y sus socorristas macizos y macizas. Más hard rock con clase en Dirty Dog, estribillos radiables pero siempre con calidad, pueden recordar incluso en lo instrumental a los Aerosmith de la época Pump. Detalle de dejar al final del tema solamente la pista de batería y percusión. Mister Please nos muestra un inicio lleno de feeling en la mejor tradición de hard rock británico, con esas acústicas maravillosas, aires de Zeppelin asoman por los surcos del disco. Tras la intro el tema explota en un tema de rocoso hard rock, de lo mejor del disco. A modo de Outro vuelven a sonar las acústicas. Si antes hablábamos de los Aero del Pump, la entrada de This Side of Hell también parece estar construída para deleite de Steven Tyler. Temazo de hard rock directo al mentón! Incluso David Lee Roth se lo pasaría en grande aquí!

La cara 2 del disco se abre con una composición AOR llamada Silence is Broken, un tanto excesiva para mi gusto pero con detalles realmente interesantes. La guitarra yankee de Nugent nos regala un bonito dibujo para abrir un tema rápido y trepidante escuela Van Halen llamado Firefly, la sección rítmica demuestra su estado de forma y la guitarra de Ted saca humo! Vuelve una primera parte acústica para convertirse en un medio tiempo enérgico y cañero en Someone to Believe, la hermana de Come Again de su debut sin llegar al éxtasis que provocaba esta sobre todo en el momento en que se llegaba al solo. Aquí se han quedado un poquito a medias en esa parte. Ahora sí toca rocanrolear a gusto con ese formato de boogie blues en Double Coyote. Ponte las camperas y el sombrero de cowboy y saca a la rubia más pechugona a la pista! Pero ojo, porque los Yankees sacan su aire épico antes del solo para despistarte y vuelven a la carga. En este punto el tema me está recordando a aquel Radar Love que se marcaron los White Lion en un bar de carretera californiano. Cierra el disco de forma más heavy y enérgica Uprising, guinda de este magnífico pastel made in america y con un Nugent más abrasivo que el sol de Death Valley.

Magnífica aventura la que nos regalaron estos musicazos. Después de esto Nugent prefirió volver a su carrera en solitario supongo que consciente que las cosas ya no iban a salir tan bien a partir de 1993, a Hasselhoff cada vez le quedaba peor el bañador. Sí lo intentaron Blades y Shaw con un tercer disco pero jamás se editó. Algunas canciones acabaron en sus trabajos en solitario pero ya no fue lo mismo. Al parecer en 2010 los Damn Yankees se juntaron para un acústico sorpresa, ojalá algún día nos den otra.

Jack Blades: Voz y Bajo
Tommy Shaw: Voz y Guitarra
Ted Nugent: Guitarras
Michael Cartellone: Batería

Sello
Warner