Damnatory - Hybridized Deformity

Enviado por stalker213 el Sáb, 09/04/2011 - 20:57
2054

1. Hybridized Deformity (4:22)
2. Blackjack (2:35)
3. The Involuntary Donation of An Organ (From Mortuary to Ossuary) (6:57)

Dicen los entendidos que, para montar bien unas claras de huevo y conseguir el dichoso “punto de nieve”, o sabe uno hacerlo o no hay más cojones que tirar de batidora; Y estimados amiguitos -lo siento- pero lo mismo sucede para dar con artículos pretéritos como este infecto y macilento single por cuenta de los ya olvidados y fosilizados helvéticos DAMNATORY; Que o le das y le das (como un jodido poseso) al asunto hasta que la mierda se monta y apesta con furor o es que no das con él ni por una de esas coñas de la vida. Ahora bien, desconocidísimo o imposible no tienen porque equivaler necesariamente a mediocre o innecesario, y es por ello que tal día como hoy vengo con este espumoso ‘Hybridized Deformity’ bajo el brazo, para que todos vosotros lo degustéis como está mandado y al punto: Volver a llevármelo también yo al paladar, que hacía ya tiempo que no lo cataba.

Y bien: 0,0 cosas nuevas bajo el sol; No hay más. Los suizos no vienen sino a recordarnos como en un año tal como 1991, de cada cincuenta bandas de Death Metal -con suerte- te encontrabas como mucho con un par malas, y es que el asunto no tiene otra posible interpretación: En aquella época, el género conoció su mayor momento de expresión artística e intentar extrapolar eso a nuestros días no es sino abogar por lo absurdo, al punto que por lo imposible. De hecho, DAMNATORY no pasaron por nada más que ser una bandilla más de entre las decenas de miles que infestaron el globo en el lapso que fue de 1988 a 1992. No obstante, cuando uno se enchufa a este monolítico ‘Hybridized Deformity’ y calibra el poderío y la calidad de sus intérpretes (y nadie está diciendo que sean Steve Hackett ¿ah?) no sabe como avenirse ante la descomunal suma de formaciones que, a pesar de ser poseedoras de un más que digno talento, quedaron tiradas por el camino y dejadas de la mano de los dioses del Death Metal, que ya suficiente faena tenían al encumbrar a los altares a sus más celebérrimos vástagos como los suecos ENTOMBED, los chicos americanos de MORBID ANGEL y DEICIDE o las “All-Time-Legends” de las Islas, CARCASS.

En este sentido, vuelve a sorprender agradablemente el hecho de oír cómo la música de los suizos no recuerda escandalosamente a de ninguna otra banda sobre la cresta de la ola en aquella época, que no lo olvidemos es 1991. Inevitablemente por eso, también recuerda a la de muchos, cosa que igual y si acaso, daría por los suelos con mi primer argumento, pero no creo yo que sea ese el caso, porque bastante antes que de una uniformidad de tonalidades grises y vulgares, estaríamos hablando más concretamente de una extraordinaria y competitiva mediocridad, que permitió que incluso países tan chicos como Suiza tuvieran su cuota de protagonismo dentro del panorama underground europeo al brindarnos a un pedazo de banda como la formada por estos DAMNATORY junto a algunos otros, no hace falta decirlo.

En efecto. Aquí lo que vamos a sufrir (again) es una muerte violenta por aplastamiento a base de decibelios, ya que el sonido de esta producción es denso y ultrafungoso pero de cojones ¿A quién no iba a gustarle eso? ¿No? ¡Qué mala suerte! ¡Ya lo siento, ya! Pero ya se sabe con tu fenómeno Old School… Que chafa que te chafa, y después (si se tercia, que no es seguro) se formulan las preguntas que sean necesarias. Los tres temas embutidos en el single se juegan a cara de perro el ser o no ser por pasar por la más frenética del pack, y es que es difícil de dilucidar tal disyuntiva cuando todos y cada uno de los cortes rebosa tamaño nivel de intensidad. Resulta además, que el sonido es uno de esos secos y cortantes, donde particularmente los platos repiquetean cual soniquete infame de esos que no te dejan ni respirar; Y claro: Esto no es un plato de buen gusto para cualquiera ¿No es cierto?

Es la única manera de hacerlo que yo conozco: “Salvajizarse” sin límite con singles como éste cuando ya no es posible dejar de endrogarse con artefactos similares. Toda vez que el gusanillo se te ha metido dentro y el disco duro interno te permite reconocer ipso-facto qué es Death Metal y que no lo es, las fronteras que te limitan a pensar “con DEATH, MORBID ANGEL, CANNIBAL, CARCASS y otros pocos más, tengo más que de sobras” desaparecen para revelarte al punto como bandas de ignota ultratumba como estos suizos DAMNATORY son solo el principio; En definitiva, la puntita de ese regio y ciclópeo iceberg que no hace sino anunciar la masiva e inabarcable masa de hielo formada por miles y miles de bandas, que sin recibir el beneplácito de los deathers de consumo básico, consagraron su más devota fe y existencia a la gloria inmarcesible del Death Metal.

Lejos de ser esencial, éste fenomenal ‘Hybridized Deformity’ constituye el canónico ejemplo de single que cuando no lo tienes puedes seguir viviendo, pero que cuando lo ves en la colección de otro colega, dices: “Pero qué ca…”.

Valoración: 7.5

Marco: Voz
Patrick I.: Guitarra
Patrick: Guitarra
Marco: Bajo
Sascha: Percusiones

Sello
Infestation of Evil