Sodom - Mortal Way of Live

Enviado por Hawkmoon el Dom, 04/12/2011 - 14:41
367

1. Persecution Mania
2. Outbreak of Evil
3. The Conqueror
4. Iron Fist (Motörhead Cover)
5. Obsessed by Cruelty
6. Nuclear Winter
7. Electrocution
8. Blasphemer
9. Enchanted Land
10. Sodomy and Lust
11. Christ Passion
12. Bombenhagel

Estaba cantado. Desde que los germanos Sodom debutaron con aquella majestuosa pieza "bélico-blasfema", de nombre "In the Sign of Evil", y siguieron entregando clásicos imperecederos a la parroquia hambrienta de matanza sonora, como "Obssessed by Cruelty" y el mega-cañero "Persecution Mania", todos sabían que, tarde o temprano, acabaría saliendo el "live" de turno teutón, el disco que iba a certificar, y por siempre, que Sodom merecian, y sobradamente, el puesto de reyes del Thrash europeo (trono que compartian con sus eternos amigos-enemigos: Kreator y Destruction).

"Mortal Way of Live", grabado durante el tour de "Persecution Mania", no se iba a estar por gilipolleces y, mucho menos, se iba a andar por las ramas. Sodom eran un trio matador, un combo nacido para llenar de mierda, mal rollo y locura los escenarios de medio mundo, y, como un "live" siempre tiene que dejar el pabellón bien alto (por eso de demostrar que con el sonido del grupo no hay trampa ni cartón, que son tan buenos, o más, que en un estudio), Sodom se esmeraron por entregar un pedazo de directo, que hiciese honor a su nombre y despejase dudas sobre quienes eran los más cañeros y desvergonzados de todo el cotarro alemán.

Con una portada bien cachonda y majeta, con su dosis de humor (Sodom siempre se han sabido reir, aunque poco, de lo jodido que anda todo) y con todo el valor del mundo y los instrumentos bien afilados. Así llegan Sodom a "Mortal Way of Live". Dispuestos a demoler todo tu mundo. A hacer que cambies de idea respecto a todo. "Déjate de "Ride the Lightnings" y mariconadas similares". Esto es Thrash alemán, gilipollas. Aquí no se viene a mover el cabezón. Aquí se viene a perderlo. Comienza el directo. Cierra la boca. No vayas a perder un diente, y tu sonrisa, esa que tienes de galán del tres al cuarto, se joda por siempre. Sodom pegan con dureza. No les mola calentar. Pelean directamente. Estás avisado.

"Persecution Mania", que se abre rapidota, sin humo, ni intros a lo "The Omen", "Robocop" o "Conan El Bárbaro", suena compacta, voraz, muy directa, con mucho sudor y unas lineas de bajo libidinosas, nada carentes de fuerza ni maldad. La guitarra de Blackfire suena cruda y, a la vez, técnica y chirriante (no me extraña que Mille Petrozza lo "robara"), la batería del gran Witchhunter va a por todas y la voz del tito Tom, aguardentosa y proto-blacker, aplasta a las audiencias. Y a tí, capullete. Que, aunque no lo digas por verguenza, te has hecho caquita en los pantalones. El cierto peso que le pueda faltar al sonido del combo en comparación con sus obras en estudio, y su cierto caminar deslavazado, se suplen aquí con unas dosis extra de entrega y pasión cañera.

"Outbreak of Evil" (ese solazo "Blackfiresco" produce erecciones de adamántium), "The Conqueror" (de su E.P "Expurse Of Sodomy"), "Iron Fist" (molona y "Sodomesca" interpretación del clásicazo de Lemmy y sus Motörhead) y "Obssessed by Cruelty" (Doom inicial + tralla de la buena, de la mejor) suenan perfectas, muy adrenalíticas. Sodom saben trasladar su poder en estudio al mundo del directo. No cabe duda. Empatía, carisma, cojones y Metal por un tubo. Fuerza total la que emana del disco. Pura energía blasfema, desmadrada y salvaje. Un león de lo más fiero, y empapado en LSD, no haría menos daño. Thrash Metal sodomita, nene. Thrash que te parte el culo en dos. A Rob Halford le encantaría visitar la obra, sin duda. Sería uno de los "polvazos" de su vida.

Ahora, la banda nos suelta "Nuclear Winter", pieza riffera de primera categoria, donde los tipos muestran su clase y su buen hacer ante sus seguidores. Se vuelve a notar que Tom no es en directo un vocalista tan temible como sí resulta en sus grabaciones, pero es un bajista cojonudo y un tio que domina el escenario. Además, los dos titanes que le acompañan (Frankie, incluso, se hace cargo de las voces en algunas partes) hacen que, del todo, el mensaje de Angelripper nos llegue. Directo a los cojones. Al alma. Una canción nacida para ser tocada en vivo. Brillantemente agresivos. Y con un público que, se nota, disfruta como enanos. El "Riot of Violence" de Sodom.

"Electrocution", "Blasphemer" (con regalito solista a la comunidad previo a la masacre), "Enchanted Land" ("Slayerista" a rabiar), "Sodomy and Lust" (clásico atemporal, hermano. Y, aquí, sonando de locura) y "Christ Passion" (guitarras a tutiplén, garra y placer headbanger) no dan tregua. Sodom van a mil por hora, quieren llegar a ser los dioses de su generación. Y, lo consigan o no, en "Mortal Way of Live" se dejan los huevos por intentarlo. Sonidazo, entrega (por parte de banda y fans) y el Thrash más maleducado (con el permiso de Venom) que te puedas echar a la cara. Impagable.

La gente ya no puede más. Dos temas más y no lo podremos contar. Andamos sin aire, deshidratados y sordos. Estamos a nada de ser pasto del desmayo. Pero Sodom se enrollan y deciden irse a casa sin matarnos. Solamente nos queda un tema. Eso sí, como buenos mamones, van a mutilarnos. Tios majos, sin duda. "Bombenhagel" nos pega el ultimo palizón, a ritmo de vértigo y buen rollo. El tema nunca me ha matado en exceso, pero sirve para cerrar la movida. Podrían haber cerrado con "Witching Metal" o "Witchhammer" (por eso de rascar más de los primerísimos tiempos), pero, bueno, no nos podemos quejar. Sodom han venido, han arrasado y han vencido. Como no podía ser de otra forma.

4 cuernos (altos) para "Mortal Way of Live". Directazo salvaje y digno de un grupazo en un momentazo de oro. Esencial para fans de Sodom. Esencial para amantes de los "lives" cañeros. Esencial para gente con cojones.

No se puede ser fan de Sodom sin huevos. Es una ley.

Tom Angelripper: Voz y bajo
Frank Blackfire: Guitarra
Chris Witchhunter: Batería

Sello
Steamhammer